Desafiante y protectora es nuestra Cordillera de Los Andes que desde el Oriente se hace presente para darte la bienvenida a este país largo y angosto, ubicado en el último eslabón del continente Americano. En el poniente, un infinito Océano Pacífico respira tranquilamente mientras admira este territorio marcado por su gente y espectaculares escenarios naturales.

Este es nuestro país, y por si no te percataste, estamos enamorados de él. Te invitamos a explorarlo con nosotros.